Publicado: 9 de Enero de 2019

Los pasados 17 y 18 de Noviembre celebramos nuestro primer Sesshin, un retiro organizado por Musa&Elite con el objetivo de reforzar los lazos entre la plantilla y el sentimiento de grupo.

El encuentro se ubicó en el Huerto de San Antonio, La Cabrera un espacio idílico en la Sierra de Madrid y que constituye un entorno natural perfecto para desconectar del ritmo de vida frenético de una ciudad como Madrid. Dentro de la programación de Sesshin se encontraban diversas actividades relacionadas con el ambito espiritual como una sesión de Yoga, un concierto de Gong o una ruta de sendero.

El retiro comenzó con una recepción a la llegada al lugar, donde pudimos disfrutar de diferentes aperitivos y bebidas para reponer fuerzas a la hora de la merienda antes de comenzar con el calendario de actividades que estaba planteado, todo ello acompañado de unas palabras de bienvenida por parte de los directivos de firma Manuel y David Muse. Entre café y pasteles, transcurrieron los primeros momentos antes de que tanto empleados como dirección fueran a sus diferentes habitaciones, ubicadas a lo largo de la finca, para dejar sus equipajes y cambiarse de ropa antes de empezar con la sesión de Yoga en el caso del primer grupo y el primer pase de concierto de Gong en el caso del segundo grupo.

Las sesiones fueron muy provechosas para ambos grupos, impartidas por profesionales en la tecnica que consiguieron transmitir el espiritu y la verdadera esencia de cada disciplina. Una vez terminadas, cada grupo se cambió una vez más para realizar una actividad de ” Pedida de deseos “ que finalizo con lanzamiento de globos iluminados hacia el cielo y que aporto una ambiente aún más mágico a la convivencia. Después de este acto se llevo a cabó la celebración de la cena en el salón principal, con un menú variado y acompañado de una serie de bebidas. Hubo brindis y pudimos disfrutar de un ambiente distendido y relajado al que acompaño una fiesta amenizada con música en otro de los salones principales del Huerto de San Antonio.

Al dia siguiente, comenzamos la jornada con un desayuno variado para reponer fuerzas antes de emprender el camino hacia el Convento Monasterio de San Julian y San Antonio a través de un sendero que recorría el exterior de la finca. Durante este, pudimos disfrutar de una charla muy ilustrativa por parte de nuestro anfitrión Saturnino, el cual nos explicó un poco más acerca de la zona y su recorrido natural. Cuando finalizó la visita volvimos a disfrutar de un almuerzo en el salón principal con el que dimos por acabado nuestro primer Sesshin.

Al terminar nos llevamos una experiencia cargada de emociones y sentimientos positivos que consiguieron unirnos aún más de cara al futuro.

¡Un brindis por el primero de muchos más Sesshin!